martes, 7 de mayo de 2013

Bookmark VIII







Pocos libros, en realidad muy pocos me han dejado con una sensación de confusión agradable. Sentir que estoy leyendo algo magnífico pero difícil de comprender. Farabeuf, de Salvador Elizondo es uno de ellos, hace una conjunción del erotismo, tortura, medicina, lo corporal y lo místico. Los narradores jóvenes deberían de leer a Elizondo antes de darse infulas de estar descubriendo un género o el hilo nuevo de la narrativa erótica.

1 comentario:

  1. Y es difícil no amar esos dedos y la longitud que lleva a tus brazos, tus hombros, tu espalda, tu cuello, tus labios...

    ResponderEliminar

A tender

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...