sábado, 25 de mayo de 2013

Canción



Aura,
cuenta las estrellas del cielo
cuenta los ojos del pavo real
el número de aleteos
con que vive un colibrí...

dime,
cómo es que tu voz
detiene mi corazón
y al mismo tiempo
lo hace correr
y cuando te vas
la sensación de tu presencia
no me abandona.

Ella,
sabe lo mucho que me gusta
verte pasar por el corredor
ella sabe que no puedo
ir tras de ti

Soy,
como el gallo
atado al corral...

sólo,
poseo la imagen de tu presencia
el sonido de tu voz.

Aura,
cuántos son los granos de la arena
cuántos son los peces del mar
cuántos centímetros mide el conejo en la luna.

Ella,
sabe que del otro lado
del espejo
estás tú
detrás del espejo sólo tú.


jueves, 23 de mayo de 2013

Intermedio


Ando en medio de crisis nerviosas, no he podido leer mucho, ni escribir mucho. Ni vivir mucho. Pero sin embargo a mis pocos pero muy queridos lectores quiero contarles sobre estos libros.... les contaré después.



Ya que estamos en cuestiones poéticas, Julia me parece una de las mejores canciones de John Lennon, sus metáforas son simplemente hermosas, y crea con su voz un tema líquido que acaricia los oídos, como el rumor del oleaje que escuchaba Luis, mientras observaba a Katina. Yo escribí un cuento de una playa y un hombre que muere por amar a una mujer como Julia. Aunque la canción lleva el nombre de la madre Lennon, hay varias referencias a Yoko Ono en ella, una de ellas ocean child calls me... aparentemente el significado de Yoko es la niña del océano.

Julia, moorning moon, touch me, so I sing a son of love, Julia....
Julia sleeping sand, silent cloud, touch me... 

lunes, 13 de mayo de 2013

Mamá Gude




Me balanceó en la silla
como imagino que te balancearías

en una mecedora
en medio
del patio
al
lado del guayabo
frente a un
lavadero enlamado

Tú, eras como el pedestal
la vertebra central
la piedra de la iglesia
las raíces fuertes que rompen la banqueta

Y cuando moriste
se murió todo
la casa
el guayabo
los gatos
nuestra familia

Recuerdo el olor de la sopa
tus manos delgadas en mi cabello
el tono enérgico de tu voz
tu pequeñez
el amor que se ocultaba
en tus manos fuertes
o en tus ojos
cuando nos mirabas desde la silla

Abuela olor a guayaba
el aroma del jabón que usabas
el bálsamo de tu recuerdo.....


martes, 7 de mayo de 2013

Bookmark VIII







Pocos libros, en realidad muy pocos me han dejado con una sensación de confusión agradable. Sentir que estoy leyendo algo magnífico pero difícil de comprender. Farabeuf, de Salvador Elizondo es uno de ellos, hace una conjunción del erotismo, tortura, medicina, lo corporal y lo místico. Los narradores jóvenes deberían de leer a Elizondo antes de darse infulas de estar descubriendo un género o el hilo nuevo de la narrativa erótica.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...