lunes, 25 de febrero de 2013

Trasnochado I

Pues sea o no de Nandino, una bonita canción para la gente "romántica" que se anda encandilando con los benditos amores platónicos, cual adolescente. Como si uno a los 22 años no tuviera suficiente con el estrés laboral. Si alguien me pidiera consejo le diría: jamás, jamás te dediques a la literatura.




Siempre que escucho canciones así, pienso en mi infancia, con color a tierra y carrizos de color amarillo. Me hace pensar, más que en un amor fallido, en este lugar que es mi hogar, y en el cual nací, literalmente, como los perritos, y que me gusta tanto por estar lejos del bullicio de la urbe. Aunque acá ha llegado también la ola de violencia y uno tiene miedo cuando se encuentra trabajando en la madrugada y de lejos se escuchan disparos, a pesar de todo eso, sigue siendo mi refugio, donde me aisló cuando me canso de la "vida literaria". Lo único que yo quisiera es poder sentarme a leer, sin tener que rendirle cuentas a nadie.  

Argh, este blog es cada vez más banal y aburrido. 
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...