domingo, 2 de diciembre de 2012

Sobre el objeto que antes llamaban disco......


A César

Tengo un amigo que siempre me dice que tengo la capacidad de ser objetiva y que lo considera una gran virtud mía. Yo no sé si sea cierto y siempre, aunque se lo agradezco de verdad, como que le doy el avión. Y es que no sé si uno pueda ser neutral y objetivo. Mucho menos con cosas o asuntos que le apasionan o que ama de tal forma que es difícil discernir lo malo de lo bueno, pero siempre lo intento, quizás por esta necesidad de ser critica para el bien de mí misma y de lo que creo, es ahora mi profesión (me estoy entrenando como corrector de estilo y editor). El asunto con Café Tacvba es fresco, y los que de verdad me conocen lo saben. Esta euforia por el grupo, la necesidad de escuchar al menos una canción del grupo al día inició en mayo, después de asistir al Wirikuta Fest. La energía que ese grupo le dio a su público es indescriptible. No sólo es la música, es la actitud de esas cuatro personas y lo que logran transmitir a una masa de personas de distintos orígenes y personalidades. A la siguiente semana, César y yo estábamos como obsesos bajando los disco de Café Tacvba e intercambiando vídeos oficiales y no oficiales de aquel día. 

Yo no sé mucho de música, ni de cuestiones técnicas o estilos. La música, es una de la áreas del arte —junto con el cine— en las que me niego a abandonar el disfrute instintivo que antes tenía con la literatura. No me malinterpreten. Amo lo que hago literariamente, pero de pronto es medio cansado estar leyendo y al mismo tiempo ir buscando errores tipográficos o lógicos, o tratando de analizar la historia, el autor o desentrañar el mensaje oculto. Quizás varios de mis conocidos piensen que es un pensamiento banal, y pues sí, quizás lo sea, pero siempre me ha gustado disfrutar —más que intelectualizar— lo que hago. Con el cine y la música, simplemente me dejo llevar. Me gusta o no me gusta, y puede ser que esté escuchando una pieza de Debussy o una película de Fellini. Y así fue como me sumergí en el mudo de Café Tacvba, sin ningún afán de analizar nada y de una forma inversa. Es decir, comencé desde, en su momento, su último disco Sino hasta Café Tacuba, su álbum debut en 1992. De ese experimento puedo destacar Re y Yo Soy, los dos álbumes en los que creo que estructuran la personalidad del grupo y donde alcanzaron grandes logros melódicos y líricos.. Cuatro Caminos es como un transformación al rock que en esos años imperaba (por eso de los inicios del 2000) y Sino, es quizás, para mí, su disco menos logrado. Sin embargo, ellos lo han dicho hasta el cansancio: no siguen ninguna indicación más que lo propia, y pareciera ser que los discos resultantes son lo que ellos han querido. Siempre, rompiendo con las expectativas de la gente y creando música con un halo de festividad hasta en sus canciones más oscuras (Mediodía y Las persianas se me hacen canciones tristísimas y sin embargo tienen algo de festivo).

Después de cinco años de no sacar nuevo material llega a nosotros su nuevo trabajo: El objeto antes llamado disco, en donde se replantearon la forma de grabación, abriendo su hermético proceso de trabajo al público. Uno no sabe que esperar de este nuevo Café Tacvba. Yo, personalmente, tenía un poco de miedo al desencanto. Antes de ponerle play al adelanto del primer sencillo tenía un miedo terrible a que no me gustara una banda que ahora se ha metido en mi corazón musical y que ha formado de distintas maneras parte de mi vida, si no me llegaba a gustar me iba a sentir muy triste.

Algunos han dicho que este nuevo material puede definirse como una fusión entre Yo soy y el Sino, el primero por las letras existencialistas, un poco menos tirando al relajo de lo que podemos encontrar en Re o en Café Tacuba. El Sino, pues por el sonido, aunque la verdad a mí no me parece así. En el anterior disco había un propuesta más cercana al rock usual que todos conocemos, es decir guitaras (muchas guitarras), bajo y batería. Y sí mal no recuerdo con menos acompañamiento de los aparatejos de los que se hace cargo Meme, además de que creo que había menos alteración del sonido. En el nuevo material no es así, hay mucho sintetizador, regresa la caja de ritmos, y efectos para la voz y el sonido.

Y mejor, nos vamos al repaso, mi repaso por este nuevo material:

Pajaros, ¡qué manera de comenzar un álbum  Saturándonos de sonidos electrónicos con las voces claramente modificadas. Sintetizadores por acá y por allá y luego la guitarra de Joselo. Y unos que deduzco son aplausos del público participante en las sesiones de grabación. Si no mal recuerdo, está canción la escribió Meme para un amigo muerto, y cuando leí por primera vez que se trataba de una canción que nacía de una especie de duelo, esperaba una melodía oscura, pero para nada. Apareció el elemento tacvbo, ese que transforma el dolor en alegría, en festividad. Luego sigue Andamios, y esta suena un poco más parecido a lo expuesto en Sino, la diferencia es que la batería ha sido sustituida por la caja de ritmos. Tengo otro amigo que dice que deberían de prohibirle a la gente escribir a cierta edad, refiriéndose a las últimas letras de Café Tacvba, en donde se nota claramente que son ahora hombres de familia y que ya no piensan tanto en el desmadre sin consecuencias. Y eso ¿está mal?, pues yo creo que no. Como artistas, uno evoluciona y no puede seguir hablando o componiendo todo como cuando tenía quince años, porque sino, quiere decir que no hubo crecimiento, ni personal ni artístico y uno estaría nada más que repitiéndose  Me gustan estas canciones de Café Tacvba en donde pareciera que reflexionan sobre ellos mismos como músicos y lo que implica ser una banda sumamente importante. Digo, no se trata de ser modestos o no, pero todos lo saben y ellos también que son una de las grandes bandas musicales de nuestro país. De este lado del camino es el primer sencillo del álbum y la canción que menos me convence. La letra es buena, y también la música, pero hay algo en ella que no me termina de convencer, al principio pensé que era esa coro autoelogiador, pero creo que eso es lo que le da la fuerza a la canción, sin él, quizás sería un poco simple. No sé, al escucharla por primera vez me dejo esa extraña primera impresión que tuve de Esta vez: introspectiva  sumamente sentimental y un tanto simple. Por ahí leí que Meme la escribió para su hija, y que en el coro decía Te amo, pero el buen Rubén apareció y sugirió cambiarlo por un Me amo. Bien Rubén, los Forever Alone del mundo te lo agradecemos. Ja, no fuera de broma es un detalle destacable, porque ese simple cambio reconfigura todo el sentido de la canción, vamos, es Café Tacvba, sólo ellos pueden hacer una balada de amor para uno mismo. Espuma, es de esas canciones que recuerdan a la primer etapa de Café Tacvba en las que se mezclaban ritmos totalmente distintos, entre lo autóctono y lo eléctrico  la voz suave de Joselo y una letra simple pero llena de sentimiento. Esta canción, me recuerda un poco a Quiero ver o a Vamónos, ya que es una canción de amor universal, lo pone a pensar a uno en el novio, en la madre, los hijos o hasta la mascota. Es una canción stretch porque a todos les cabe. He descubierto que me gusta mucho Joselo como vocalista, aunque sea algo que haga muy poco dentro del grupo. Estaba leyendo en alguna entrevista que la toma que se usó para el disco final fue una que se grabó en un estudio con menos gente, y que para lograr esa toma Joselo la interpretó como si se la estuviera cantando a sus hijas. ¿Ven? Nuestros tacvbos ya tienen hijos y todo eso permea en su trabajo. A esta canción apacible le sigue una nueva explosión de sonidos, ritmos e intuyo cajas de ritmo y otros aparatejos parecidos. Cuando escuche el avance de Olita del altamar le dije a César, de broma, que sentía que escuchaba a Delfín hasta el fin y es que hay ecos de la música andina que a nosotros ha llegado por medio de estos artistas del "youtube". De verdad, que cuando la escuchaba me sentía en mi poncho corriendo por alguna de las terrazas incas. Lo que me gusta es el elemento eletrónico, y la letra, bueno, esa le sienta muy bien al espíritu hippi-activistas de Rubén y que se hace evidente cada vez más conforme pasan los años. Creo, que por eso, también cuando escucho está canción me hace pensar en Wirikuta.  Aprovéchate  es una de mis favoritas del disco, y no sólo porque la cante Meme, ¿eh?, de verdad me gusta esta nueva forma de cantar del tecladista de Café Tacvba. En una reciente entrevista con Alejandro Franco hicieron bromas sobre sí ya le había cambiado, por fin, la voz a Emmanuel. El tono grave le queda muy bien a la letra de la canción, me gusta este juego de hacerle creer (bueno, así como yo interpreto la canción) al otro que te dejaras dominar, pero que en realidad buscas dominar. Alguna vez, un amigo mío decía que después de todo las relaciones amorosas eran luchas de poder, y creo que está canción va un poco por ese sentido. Esta es una canción que siento distinta de todas las demás del disco, pensaría que es más del Sino que de este nuevo material, sobre todo por su sonido de rock, con menos uso del sintetizador o de los ritmos folclóricos. Zopilotes fue una canción escrita por Joselo y que el pensó más como un pequeño cuento de ciencia ficción, pero la voz de Rubén, todo lo que el significa para sus escuchas la transforman. No sé en donde leí que alguien la relacionó con los muertos de la guerra de Calderón, pero Joselo en realidad la había escrito pensando en algo totalmente distinto. Es curioso, no sé si pase lo mismo con los libros, pero definitivamente, nos apropiamos tanto de una canción que vemos en ella lo que este más cercano a nosotros. Ojalá, que lo de esa guerra absurda fuera sólo un cuento de ciencia ficción, como la canción de Joselo. La canción es fúnebre  y es otra de mis favoritas, sí me hace pensar en los círculos que dan vueltas sobre la carroña.
Siempre he pensado que si conociera a los Tacvbos me llevaría muy bien con ellos, jajajaja, cuando vi por primera vez Seguir Siendo y los escuchaba a hablar sobre sus posturas artísticas o cómo veían la vida me identificaba completamente con ellos, y lo mismo me pasa al escuchar Yo Busco. Cuando eres un artista reconocido, sea lo que sea, siempre en las entrevistas salen preguntas que el artista pareciera estar obligado a contestar de la forma correcta: ¿qué piensas del daño ambiental? ¿Cómo ves a los nuevos artistas? ¿aportan algo o no? Lo que me gusta de Café Tacvba es que sean honestos y auténticos y no hagan declaraciones que los haga hacer parecer más intelectuales, o interesados por algo que en verdad no lo están. No buscan una imagen, y eso siempre se valora mucho. Sobre todo cuando los artistas locales que conocen están llenos de esa absurda necesidad de crearse una imagen pública.
Tan Mal, era una canción que no había escuchado mucho, o que al menos no ha logrado quedarse mucho en mi mente. No sé, hay algo en la melodía que me recuerda demasiado a los 90's que me hace cambiarle en cuanto empieza y por eso no puedo decir mucho de la canción ni de  la letra. Volcán es la última canción del disco. Es curioso que este material inicié con una canción muy festiva y termine con otra más lúgubre. También me parece curioso que sea Meme quien la haya compuesto, y es que uno como fan asocia a Meme con las canciones anteriores que normalmente son baladas y no una letra dedicada a la destrucción que se le ha hecho a la naturaleza. Me gusta Volcán, porque aunque no es repetitiva me parece que es un mantra, quizás sea por la melodía.


Al final creo que sí me gustó el último material de Café Tacvba, y yo no creo que deban de prohibirles componer, es más que sigan, que sigan. A mí sí me ha gustado su evolución, y me agrada sobre todo que hagan lo que ellos quieran y no lo que los fans les pidan. Esos son los artistas.

¡Viva Café Tacvba!

[pero no tanto como The Beatles, ellos sí son mis favorites favorites :P]
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...