lunes, 24 de septiembre de 2012

A las diez de la mañana




¿Habrá especies entre los áboles?
No pienso en las dictadas por la biología
o cualquier otra ciencia del hombre
sino en esa
que es pura de la naturaleza
Si nosotros fueramos árboles
¿seríamos distintos por ser tú del sur y yo del centro?
¿Por ser yo de cerro y tú de bosque?
¿por ser yo una madera más tierna y tú una más fortalecida?
¿séremos tronco o ramas?
quizás yo sea sólo rama, y tú sólo tronco
quizás yo sea sólo hoja, y tú rama
quizás yo sea árbol, y tú raíz
o quizás, no seamos nada
ni tú, ni yo, ni los árboles.
Quizás, sólo seamos esporas de musgo.....



De mi ombligo salen ramas azules
que huelen
a lluvia
de líquen
de un lugar
que no conozco

Se extienden en mi cuarto
tocan la silla
la mesa
los libros
la ventana sin cristales

Salen de mi habitación y se extienden por toda la casa
acarician a mis gatos
tocan más sillas
más mesas
otras ventanas
con vidrios empañados.

Salen de mi casa
se mueven entre carreteras
ciudades
avenidas
y no sé cómo
ni por la voluntad de quién
llegan a tu puerta

Tímidas
tocan a tu perro
tus sillas
tus mesas
tus libros
tus ventanas
/con vidrios llenos de musgo/
tus ojos
tus manos
tus manos
tus manos

y luego se retraen
huyen
regresan a mi ombligo
trayendo consigo
el aroma de tu voz.

¿Séremos madera de distinta especie?
No lo sé
no lo creo

Nuestras ramas se extendieron
en el quinto mes
Nuestro hogar
es la soledad
Nuestro escape
está compuesto de letras
Nuestros árboles-padres
son nuestro dolor
Nuestro corazón
pertenece a un roble
Nuestras manos
se mueven por los mismos propósitos
Nuestra alma
nadie la conoce en realidad.

Las ramas azules me cuentan que te vieron llorar
con un tigre entre tus manos
Y al escucharlas, quisé poder beber tus lágrimas
el tigre ronroneaba en tus piernas
Tuve en ese momento la certeza de que lo único tuyo que tengo es el silencio...
el tigre lamía tus pies, y tú le sonreías, aliviado..... 

miércoles, 19 de septiembre de 2012

Transfiguraciones









No había explicación alguna. Dudo que existiera. Dudo que fuera necesaria. Son nuestras pasiones las que nos mueven, eso aprendí, el día que jalé el gatillo.


¿De qué otra forma te arrancas los dientes de la desidia?¿cómo conquistas las llanuras del terror nocturno?¿en dónde buscas el elixir que cura el desprecio?


Ese era tu rostro, el vacío, el radiante, el devorado por aves violáceas. Ese era mi rostro, el tocado por la muerte, cubierto de aliento nocturno. Y nos encontramos al borde de la calle, como dos almas abandonadas por el pasado. En nuestras manos: lápices y papeles, instrumentos de nuestros recuerdos. Éramos bandidos de madrugada, besos furtivos debajo de un farol imaginario. Dormiste en mi abdomen veinte días y te acaricié como al vientre abultado de la maternidad. Por que eras como mi hijo incestuoso, el pequeño tragaluz de mis obsesiones. Éramos tú y yo y la banqueta. Era yo la mariposa que dormitaba en tu abdomen. Un día desperté y el bulto de tu cabello negro había desaparecido. Simplemente ya no estabas. Te creí muerto, más que muerto, perdido y no hay peor dolor que el de esperar la visita de un cadáver vivo.


Un hombre cristalino me recogió de la banqueta y habité en su metáfora de buena vida. Creí que estaba completa con el universo, reímos, nos besamos e hicimos el amor. Me sentí satisfecha, con la barriga llena de serpentinas de colores. Te enterré en lo más profundo de mis intestinos, por que yo, querido cervatillo, siento con el aparato digestivo y no con el corazón. Un día alguien toco a mi puerta. Eras tú, bañado en tinta negra, con miles de palabras escritas en los brazos. Eras artesano del viento. Y escribías, pero ya no en mi cuerpo. No eras el mismo, por que tu cabello negro se había desvanecido, ahora era de una tonalidad imposible de nombrar. Y tus ojos. Algo de amargura había en tus ojos, mucho había llovido en ellos. Ya no eras el mismo. Y ni yo era Penélope ni tú, Ulises. Me llamaste hermana pero sin el incesto. Me llamaste amiga, pero sin el deseo. Y te odié. Te odié por venir a romper la telaraña en la que vivía atrapada. Te odié, por dejarme. Te odié por seguir vivo. Sellaste mis labios con una cándida sonrisa y con las piernas de una hermosa gacela que te hacía compañía.


No soy yo escribiendo. Soy yo, gritando en tu cara toda la incitante insolencia que provocas. Tú y nadie más que tú, deseo adúltero.


De pequeña, quise aprender a tocar el piano, quise aprender a correr como los caballos, a volar como las moscas, a devorar como las lobas, a matar como los delincuentes, a triturar como los cascanueces, a roer como las bestias, a soñar como las medusas -¿soñarán las medusas?- a brincar como las gacelas, a danzar en tus labios, como las mariposas.


La noche caminaba solitaria y yo tenia una invitación a tu inframundo personal, Aqueronte vestido de taxista me guió a la oscura boca de tu laberinto y después de pagar el peaje y después de subir las escaleras y después de abrir la puerta y después de atravesar la sala y después de tocar a tu puerta y después de no escuchar respuesta-naturalmente no me esperabas- y después de entrar a tu cuarto y después de verla a ella y después de ver su espalda descubierta y después de verte desnudo debajo de ella y después de sentir odio hirviendo mis venas, fue que jalé el gatillo: uno por ella, por su dulzura asquerosa. Uno por ti, por tu indiferencia premeditada. Uno por ella, por su inteligencia presuntuosa. Uno por ti, por la tinta que gastaste en ella. Uno por todas aquellas arpías, que como yo, asesinan al cervatillo que se escapa de la pradera. La noche siguió su camino igual que la sangre en tu habitación. Huí a mi no hogar, cruzando el Leteo de la ciudad, bebiendo el agua de sus alcantarillas tratando de olvidar que maté al mayor objeto de lujuria que he tenido en esta mi vida violácea.


Al llegar a casa después de años de haberme exiliado, la imagen fue conmovedora: ellos, en la cama matrimonial mancillada, manchada  de sangre, sudor y lágrimas. Mi madre y sus arrugas perversas, mi padre y sus heridas de guerra. Y tuve asco. Me sentí gusano, gusano de familia de mediana clase/disfuncional/mexicana. Me sentí caracol, caracol que saca los cuernos al sol. Y caminé como gusano caracol a mi habitación. E intenté dormir, Pero no podía dormir ¿cómo dormir cuando tienes tanta baba azulada impregnada en el cuerpo? ¿cómo dormir cuando ahogaste en el río del desprecio al hombre sano que besaba tus mejillas? ¿cómo dormir si mataste al malsano Apolo que jugaba con tus hebras lascivas? ¿cómo dormir si vives en una farsa en donde hasta tus gatos te ignoran? gato, eso quiero, ser gato, gato callejero. E ignorar todo. Y me levante, con el peso de quinientos años de sufrimiento compactados en veintiuno, y saque de mi bolso violáceo mi objeto liberador. Y fui al cuarto patriarcal y sin miedo, con muchas ansias, jalé el gatillo.


Y con esa sangre filial tocando mis pies, lo sentí. Sentí. Sentí. Sentí. Palpitaciones, pelos creciendo, Gato negro, por que toda la oscuridad que se había contenido en mi cuerpo se liberó con cada disparo. Huesos compactándose. Gato rojo, que se reviste con las pieles de una mujer frenesí. Soy un gato. Por que no tengo sentimientos. Por que asesine a todo lo que quiero. Es esto, el estado más puro del humano, la transfiguración, cuando se deja de ser Jesús para convertirse en divino.

jueves, 13 de septiembre de 2012

El Café Tacvba que llevo en mi noIpod.





Lucio me retó a  hacer una lista con las canciones más reproducidas en mi Ipod. Pero no tengo Ipod XD....  luego entró el dilema: ¡Qué grupo!. Pues amo, como diría mi amigo Luis, con amor, pasión y calentura, a The Beatles, pero ahora también a Café Tacvba. Y como me la ha pasado hablando de los Beatles toda mi vida , elegí a Café Tacvba y también porque es lo que he escuchado últimamente, aunque Hades sabe que los Beatles son especiales. Pues acá vamos:

10.- El borrego
Albúm: Re



9.- Olor a Gas
EP: Valle Callampa



8.- El polen
Albúm: Yo soy



7.- Dos niños
Albúm: Yo soy



6.- Esa noche
Albúm: Re



5.- Puntos cardinales
Albúm: Cuatro caminos



4.- María
Albúm: Café Tacuba



3.- Las persianas
Albúm: Café Tacuba



2.- El espacio
Albúm: Yo soy



1.- Aviéntame
Albúm: Soundtrack de Amores Perros




BONUS BONUS BONUS

El baile y el salón
Albúm: Re




Comentarios: Bueno, pues, antes que nada quiero decir que hace tres meses Café Tacvba era un grupo que me gustaba y hasta ahí. Ni me emocionaba mucho, pero tampoco lo consideraba malo ni nada, simplemente me limitaba a conocer sus sencillos y hasta eso sólo algunos. Pero no fue hasta que los vi en vivo que comprendí porque tanta gente se enamora de ellos. Puede que sus letras no sea muy elaboradas, y quizás pueda debatirse la calidad de sus últimos discos, pero la energía que transmiten en el escenario es realmente agradable y se te eriza la piel, y el corazón y todo. Así que aunque hay personas que crecieron con la música de Café Tacvba, y los odiaron después por su cambio en el sonido, mi proceso no fue el mismo que el de mis amigos. Yo fui de lo más reciente a lo más viejo. algo que caracterizó a Café Tacuba en sus primeros discos, es un toque folklórico y muy mexicano, en cuanto a sonido y letras. De hecho creo que se podría dividir "su sonido" en uno antes y otro después de Cuatro Caminos, albúm en el que cambiaron la caja de ritmos por un baterista, comenzaron a usar sonidos más electrónicos y las letras también se transformaron. El borrego, pertenece al albúm Re, el segundo en la historia de la banda  y el más largo: ¡tiene veinte canciones! Re es un de los mejores discos de Tacvba, sino es que el mejor, aunque se la pelea a Yo soy. Una de sus virtudes es la mezcla de sonidos: hay desde un bolero, una quebradita, rock, unas canciones haciendo uso del buen pop, y hasta ¡metal!, que es el caso de Borrego. La canción me impresionó desde que la escuche porque no tiene nada que ver con lo que se "espera" del grupo. Además la letra, es una burla —no una critica— a todas la tendencias absurdas que de adolescentes, o no tanto, adoptamos. Jajaja, además toda la banda se prendía con la rola y se armaba el buen slam.

Durante la grabación de Cuatro Caminos, salió a la venta un EP, conformado por cuatro covers de Café Tacuba de canciones de un grupo chileno llamado Los Tres. Aunque el grupo chileno, no se me hace nada especial como ejecutantes de sus instrumentos, las letras de esas canciones son geniales y Café Tacvba las llenó de mucho fuerza. Particularmente Olor a Gas me gusta en sus dos facetas, la original y el cover. Ya había escrito todo un post sobre porqué me gusta la rola y lo pueden leer aquí.

Yo soy es un disco especial. En esa etapa, la agrupación estaba firmada con Warner Music, y este les exigía por contrato sacar cierto número de discos. Ellos alegaban que ya habían sacados los exigidos, pero como el último había sido de covers, la disquera les pidió un albúm con material original. Entonces entregan Revés, un disco de piezas instrumentales. Warner insiste en que las canciones deben tener letras y así sale Yo soy. Un disco que nace de las obligaciones con una disquera y que para mí posee las canciones más interesantes, experimentales y mejor logradas del grupo. De ese disco, en el top hay tres canciones: El polen, El espacio y Dos Niños, siendo estás dos últimas mis favoritas en cuanto a la lírica se refiere.

Pero dentro de este top, hay dos canciones de las que quiero hablar especialmente: Aviéntame y El baile y el salón. La primera es una balada que formo parte del soundtrack de Amores perros, y bien que le queda, porque aunque es una canción de amor, no es cualquier canción de amor. Sino de uno carnal, que duele, que avergüenza, pero que al mismo tiempo llena de felicidad. En él confluyen la miseria y la alegría.

El baile y el salón, sí es una cosa toda cursi, pero acá ve el secreto con Café Tacuba, o la razón de la porque me gustan sus canciones cursis: el re-uso de los lugares comunes. Todas estas cosas que dice en la canción no son nuevas, pero todo lo resuelven por medio de alegorías respecto al baile. Además, el personaje de esta canción, es toda solitaria hasta que se encuentra con la pareja con la que puede bailar. Y así ha sido mi vida. Así que es una canción especial por razones personales.

Ustedes disculpen que no hable de otras rolas, pero se me acaba el aliento y aún lo necesito para mis múltiples deberes jajaja, ¡ah! Las persianas es genial por que es una canción terriblemente triste y hasta un poco perversa pero la melodía es todo baile y puro relajo.

Hace poco salió el nuevo sencillo de Café Tacvba, se llama De este lado del camino y el albúm sale a la venta en la quincena de octubre. Estoy que ya lo quiero. El sencillo, me gusta, pero espero encontrar esa canción, que en cada disco de Café Tacvba hay una, que me haga saltar el corazón y ponerme a bailar. Si uno escucha The smiths cuando esta triste y odia el mundo, definitivamente Café Tacvba es la banda para la alegría y el amor.


lunes, 3 de septiembre de 2012

Retazos de un diario viejo.




Yo siempre retengo los sonidos. Las voces sobre todo.

        Sí, ese es el número. Ese es su nombre.

 Dos días antes de la cita soñé que me perdía. Cruzaba un río que en la orilla tenía una hilera de árboles verdes,  y frente a él un conjunto poblado de casas. Ese sueño fue una especie de premonición. Tenía los pies llenos de polvo y la garganta seca.


Tratar de rememorar su voz. Imaginarme como es su vida diaria. Extrañar el apretón que propinaba en mis brazos en una especie de abrazo frustrado. 


                          de tajo, con una sola frase mató mis esperanzas. Es horrible esperar con ansiedad por algo y no poder tenerlo.


Hoy la lluvia caía, y en últimos días me pregunto cómo será la lluvia en .... Me imagino que muy bonita, tranquilizadora y susurrante.


ahora que abrí esta caja de cedro negro en la que  vaciaba muchas cosas, ahora que la vi sin permiso, me di cuenta de que soy muy afortunada.


Se sentó en una silla. Hoy también tuve más conciencia de los grandes y delgados que son sus dedos. No con exageración, sino justo como a mí me gustan. Me gusta pensar en hombres que trabajan con la escritura y los dedos largos


me fui interesando en él, primero, sin ningún propósito y como mera curiosidad gatuna, pero conforme pasan los días, ese sentimiento, va creciendo y creciendo.


me decía: ¿por qué tiemblas? y le dije una mentira. Pues, porque no he dormido bien, supongo. Y ahí me tienes, hablando apresuradamente y temblando mientras me hablaba, lo cual es una estupidez, porque no pude disfrutar de su voz.


. A mí comienza a gustarme alguien, se vuelve parte de mi vida. Y al final nada pasa. Él nunca se da cuenta y se une a la lista de mis anhelos fallidos. Entonces me la pasaré preguntando ¿Cómo serán sus besos? ¿Cómo será que me toque? ¿Cómo se sentirán sus abrazos? Y entonces, probablemente comience a soñar con eso, con que me toca, me besa, me abraza. Y así, se queda, con un beso no dado. Un hombre que no.



Y yo, yo que tengo la necesidad excesiva de escuchar tu voz.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...