viernes, 10 de marzo de 2017

Autorretrato I

En mi cuerpo hay poco más de 20 lunares. Mis favoritos son los que se encuentran sembrados en mi rostro y el que tengo en mi muñeca derecha.También, tengo alrededor de 15 cicatrices. Mi favorita está en la ceja izquierda. Esa ceja, es mi rasgo definitorio: el amor a los animales, pero esa es otra historia. Tengo una espalda que mide aproximadamente 37 centímetros. Algunos me dijeron que tengo espalda de hombre, poco femenina y ha sido una de las mayores inseguridades de mi vida. Por eso, casi nunca uso blusas de tirantes o strapless, y si lo hago espero a tener el pelo largo para poder cubrir los hombros. Mis "medidas aproximadas" son 92- 80-94. Muy dentro de mí hay un pavor enorme a ser gorda, porque eso me identificaría con la parte de la familia que nunca ha formado parte de mi vida y que siempre me ha hecho a un lado. También quiero ser delgada por que me recuerda a la fisionomía de mi madre y eso me haría una extensión de ella.

viernes, 11 de marzo de 2016

Construyendo las habitaciones de la intimidad. Entrevista a Montserrat Ocampo Miranda

Ya les había contado que durante el 2014 estuve entrevistando a un grupo de escritores emergentes residentes de Cuernavaca para mi columna en el extinto suplemento Papel o tijeras y planeaba volver a ponerlas por acá, dado que, el sitio desapareció. En realidad se trataba de un proyecto en el que pretendía hablar de diversos aspectos de distintas actividades artísticas en Morelos, enfocándome, por supuesto en la literatura. Acabo de descubrir, con tristeza, que algunas de las columnas las perdí y eso incluye algunas entrevistas. :( Lamento mucho no poder cumplir cabalmente ese propósito. 

Pero bueno, hagamos algo con lo encontrado. Aquí les dejo la conversación que tuve con la escritora Montserrat Ocampo Miranda, que más allá de las becas o reconocimientos institucionales que ha recibido en los últimos años, me parece una de las voces más interesante en la narrativa morelense y con quien más allá de una amistad, tenemos varios puntos de encuentro en nuestra percepción de la literatura y el trabajo creativo. 

jueves, 12 de noviembre de 2015

357 sueños que tuve durante el 2015 y podrían ser un cuento (Vol. 1)




Me gusta recordar lo que sueño. No siempre sucede, la mayoría de las veces sí, incluso hasta muy avanzado el día puedo recordarlo. Antes tenía un diario de sueños, pero con lo poco consistente que soy, terminó arrumbado en casa de mi madre. Lo que me gusta de los sueños lúcidos, son todas las emociones instantáneas que me provocan, y cómo se quedan pegadas a mi cuerpo toda la mañana. Nunca he usado un sueño para algo literario, pero sin duda, lo veo como otra forma de escritura. Los sueños que voy a enlistar no necesariamente sucedieron este año aunque parezca que sí, la necesidad de rememorarlos y escribirlos es para aliviar un poco mi angustia. Hace poco descubrí que he escrito más de 300 textos para mi trabajo y he avanzado muy poco en mi libro. Me siento desubicada. Si sólo sigo escribiendo copys todos los días voy a enloquecer.

viernes, 21 de agosto de 2015

Las jacarandas que vuelven a florecer como poemas. Entrevista a Ana Velarde

Durante el 2014 estuve escribiendo una columna para el ahora desaparecido Colectivo La Piedra. En ese periodo en particular me dediqué a entrevistar a un grupo de escritores cercanos a mí que de una u otra manera me parecía importante rescatar, sobre todo, porque se vivía una especie de sequía en el campo de la crítica y reseña cultural de Cuernavaca. Como la página web de La Piedra desapareció y por lo tanto también lo hicieron esas columnas, me parece importante encontrarles un espacio para que puedan ser consultados por otros lectores. Por eso, he tomado la decisión de volver a publicar estas entrevistas por aquí. Vamos a comenzar entonces, con Ana Velarde, una muy joven escritora que también forma parte de la editorial Simiente. 

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...